Pérdidas y daños provocados por el cambio climático amenazan el sector agroalimentario

“El sector agroalimentario dio empleo a más de 866 millones de personas en todo el mundo”

Emiratos Árabes Unidos. Los sistemas agroalimentarios hacen frente a amenazas cada vez mayores a causa de las pérdidas y daños provocados por el cambio climático, y es necesario tomar, entre ellas medidas, aumentar la financiación, para abordar sus vulnerabilidades, según indica un nuevo informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en paralelo al 28.º período de sesiones de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 28), que se celebró en Dubai (Emiratos Árabes Unidos).

El informe se presentó un día después de que los líderes mundiales, en la COP 28, llegaran a un acuerdo decisivo para poner en marcha el fondo de pérdidas y daños, que se había acordado establecer el año pasado, en la COP 27. Varios países ya han aportado contribuciones al fondo, que ascienden a alrededor de 300 millones de dólares.

El informe, que incluye un análisis en profundidad de las contribuciones determinadas a nivel nacional, revela que alrededor de un tercio (o el 35 %) de los planes de acción por el clima actual se refiere específicamente a pérdidas y daños, lo que pone de aliviar la creciente importancia de esta cuestión en la escena mundial, y que la agricultura ha sido el ámbito más afectado.

A pesar de su papel central en los sistemas agroalimentarios mundiales, que abarcan la producción, la distribución y el consumo, la agricultura no ha sido un tema primordial en los debates sobre pérdidas y daños, señalan los autores. Sin embargo, las comunidades cuyos medios de vida dependen de los sistemas agroalimentarios enfrentan actualmente graves problemas, como pobreza, inseguridad alimentaria y acceso limitado a servicios.

El estudio subraya la necesidad imperiosa de realizar esfuerzos específicos para abordar las vulnerabilidades de los sistemas agroalimentarios, reconociendo su papel fundamental en los medios de vida y el desarrollo sostenible. En 2020, el sector agroalimentario dio empleo a más de 866 millones de personas en todo el mundo y representaba un volumen de facturación de 3,6 billones de dólares.

“La COP 28 se inauguró con un histórico acuerdo sobre la puesta en marcha del fondo de pérdidas y daños para ayudar a los países vulnerables a hacer frente a los efectos del colapso climático. Deseo expresar mis sinceras felicitaciones a todos los países por sus importantes compromisos para poner en marcha el fondo. Estas promesas de contribuciones no son solo financieras: representan el reconocimiento compartido de que abordar los desafíos que plantea el cambio climático es un imperativo moral urgente”, afirmó el Sr. QU Dongyu, Director General de la FAO.

Las naciones en desarrollo, que se encuentran en la primera línea del cambio climático y padecen las repercusiones de crecientes fenómenos meteorológicos extremos, como sequías, inundaciones y aumentos del nivel del mar, habían promovido persistentemente el establecimiento del fondo.

[pro_ad_display_adzone id="12899"]