Editorial de Agosto 2018

 

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), llamó a la formulación urgente de políticas públicas sólidas y de largo plazo, en beneficio de las mujeres que viven en zonas rurales y advirtió que, sin una mayor atención del poder público y de la sociedad civil ante la situación de vulnerabilidad que padecen, se ahondarán brechas que acarrearán dolorosas consecuencias sociales.

 

La declaración fue realizada por Jorge Werthein, asesor especial del director general del IICA, Manuel Otero, al participar en el foro sobre Desarrollo Rural organizado por Mujeres 20 (W20), grupo de afinidad del G20 que concluyó su etapa de trabajo con un debate sobre la inclusión social, política y económica de la mujer rural, realizado en la norteña provincia argentina de Salta.

 

“Las mujeres que viven en zonas rurales de América Latina y el Caribe responden por más de la mitad de la producción de alimentos. Sin embargo, son quienes más sufren la disparidad social, política y económica de nuestros países” afirmó Werthein, quien exhortó a estimular la participación política de las mujeres rurales para hacer más visibles sus problemáticas y comenzar a resolverlas a través de una genuina representación en el seno de sus comunidades, en los parlamentos y en los gobiernos nacionales, provinciales y municipales.

 

Contiene indicadores sobre la falta o acceso a la propiedad de la tierra, a recursos productivos, conexiones, agua potable, educación, salud y justicia, Werthein describe las desventajas de las mujeres rurales en comparación con los hombres que viven en el campo y con las mujeres urbanas, y aseguró que esas brechas compiten no sólo a los fines de la sociedad civil sobre esta problemática.

En ese sentido convocó a "sensibilizar a los medios de comunicación masivos para que aborden una tecnología que conozcan en forma insuficiente para hacer una parte importante de la necesaria transformación de esa realidad".

Copyright 2012. Actualidad Agropecuaria