Editorial de Octubre 2017

 

El Gobierno de la República de Panamá prioriza el apoyo a los pueblos indígenas del país y establece una nueva alianza con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para impulsar la restauración de los sistemas productivos en los territorios indígenas.

 

A través de un modelo participativo e inclusivo, el proyecto trabajará en el fortalecimiento de las capacidades de las familias, de las organizaciones e instituciones que prestan servicios de apoyo al desarrollo en los territorios indígenas en materia de tecnología agropecuaria, forestal, acuícola y pesquera, seguridad alimentaria y educación nutricional, manejo sostenible de los recursos naturales, gestión del riesgo de desastres y adaptación al cambio climático.

Derivado de este acuerdo, el Sistema de Naciones Unidas, a través de la FAO, trabajará con 10 comunidades indígenas del país, brindando asistencia técnica para restaurar sus sistemas productivos, rescatar los productos locales de alto valor cultural y mejorar la disponibilidad y calidad de los alimentos.

Cerca del 20% del territorio panameño corresponde a comarcas y corregimientos de los pueblos indígenas, donde de acuerdo a la Encuesta de Niveles de Vida, la pobreza afecta a 96.7% de las personas y la desnutrición crónica al 72% de los niños y niñas menores de cinco años.

 

Los pueblos indígenas son aliados clave para avanzar hacia la erradicación del hambre y la pobreza. Respetar su cosmovisión y su visión de la sostenibilidad ambiental es indispensable para lograrlo. Por ello, el acuerdo busca focalizar acciones para la seguridad alimentaria y nutricional y la adecuada gestión de los recursos naturales en conjunto con los pueblos indígenas, contribuyendo con la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, bajo su principio fundamental de no dejar a nadie atrás.

 

Durante dos años, la FAO implementó un proyecto piloto de seguridad alimentaria y nutricional en las comarcas Guna Yala y Ngäbe Bugle, cuya metodología participativa será retomada para la implementación de este nuevo acuerdo.

Copyright 2012. Actualidad Agropecuaria